AROBAS Guitar Pro es un editor de partituras para guitarra y bajo

¿Qué guitarrista no conoce el Guitar Pro a estas alturas? Este software, desde que fuera desarrollado y lanzado por la compañía francesa Arobas Music en 1997, ha ido ganando adeptos y abriendo poco a poco un hueco –que va in crescendo– en el mercado de los editores de partitura y tablatura. Su éxito se debe, en parte, a su fácil manejo y a la gran variedad de posibilidades y usos prácticos que ofrece, tanto para el aprendizaje como para el día a día del guitarrista. Su enorme fama no es inmerecida ni viene regalada. Analizando su última actualización: Guitar Pro 6 -que acaba de hacer un año recientemente-, trataremos de desentrañar el porqué de su éxito.

¿QUÉ ES Y PARA QUÉ SIRVE?
Guitar Pro es, principalmente, un editor multipista de partitura y tablatura, ideal para la composición. Pero también es mucho más que eso: es una excelente herramienta de aprendizaje. Gracias a su score player, que viene equipado desde la versión 5.0 con el banco de sonidos Real Sound Engine -el cual se diferencia de otros programas en que sólo utiliza sonido MIDI-, este programa te ofrece una banda de acompañamiento muy realista donde y cuando tú quieras. Además, incluye otros elementos muy prácticos, como el diccionario de acordes y escalas, el entrenador de velocidad, un metrónomo, un afinador digital y muchas opciones de importación/exportación de las que hablaremos a continuación con más detalle.

¿POR QUÉ ELEGIRLO?
A diferencia de otros editores de partituras más populares (Sibelius, Finale, Encore, etc.), este software se compone de un sistema de dos pentagramas: el primero sigue la notación de partitura tradicional y el segundo muestra las notas en tablatura (éste es uno de los puntos diferenciales con respecto a los anteriores). Las notas se introducen en el segundo sistema, lo que -sobre todo para guitarristas- facilita y agiliza el proceso de escritura y proporciona una información muy importante: dónde y cómo se toca cada una de ellas. La guitarra no es como el piano o la familia de viento, en donde cada nota sólo puede tocarse en la tecla correspondiente de su octava, sino que una nota a la misma altura puede tocarse en multitud de posiciones diferentes. Por eso, para el estudio exacto de un tema, se hace imprescindible tener una tablatura de referencia para saber exactamente en qué lugar del mástil lo toca originalmente el compositor de la obra.

Entre otras características destacables, ofrece al músico acceso visual a varios paneles instrumentales (Ver fotos), si bien en próximas ediciones podrían tratar de ampliarlas y darles un look más realista, como el que tiene uno de sus principales competidores en su última edición: Sibelius 6.0.

Los desarrolladores de Guitar Pro han lanzado recientemente su aplicación homónima para iPhone, iPod Touch y iPad, que se puede comprar por 3.99€ desde el App Store, algo más cara que la que ofrece Sibelius (1.59€) y con menos uso práctico, ya que no permite la edición de partituras sino únicamente la reproducción, la transposición y el ajuste de tempo. A pesar de ello, Guitar Pro puede jactarse de estar entre las 20 aplicaciones de música más vendidas del App Store, siendo el primer editor de partituras en aparecer dentro de la lista. A su éxito ha debido contribuir la iniciativa “Free For One Day” que lanzaron el pasado 5 de abril, que consistía en que durante ese día se podía descargar gratuitamente la aplicación para el dispositivo móvil.

Otra iniciativa innovadora que les distingue de la competencia es el “Guitar Pro 6 Fretlight ready”, lanzado el pasado 16 de marzo en asociación con Fretlight Guitars. Esta actualización permite conectar una guitarra con leds en los trastes y ver cómo las notas del pentagrama se van iluminando en el propio mástil, según se reproduce la partitura. No hay duda de que se trata de una buena forma de iniciarse en el instrumento, practicar y aprender nuevas canciones. Incluye tres modos de iluminación:

1- El modo tablatura: se ilumina la tablatura de la pista seleccionada.
2- El modo diagrama de acordes: se encienden los acordes transcritos.
3- El modo escala: se iluminan las escalas seleccionadas previamente desde la ventana escalas.

Como última gran ventaja sobre el resto de editores, no podemos olvidarnos de mencionar el increíble catálogo de canciones partiturizadas – tanto por cantidad como por calidad – que está disponible gratis en Internet para cualquier persona, y que ha sido elaborado y subido por sus miles de usuarios en todo el mundo. En este aspecto, Guitar Pro tomó el relevo de Power-Tab, famoso editor de tablatura que contaba con una amplia base de canciones en su formato particular. A día de hoy, ningún otro editor puede presumir de tener tantos temas en su haber.

Debido a que esta enorme base de canciones no está regulada de forma oficial, sino en webs independientes como http://www.guitarprotabs.org, Guitar Pro anunció el pasado 18 de febrero en su web que lanzaría el Guitar Pro Tabs Project, con el fin de reunir cientos de archivos con la más alta calidad de edición y mezcla, y distribuirlos directamente desde su web oficial. Lo que aún no sabemos es si este servicio será gratuito o de pago.

EN PROFUNDIDAD: GUITAR PRO 6

– Instalación
En este caso, partíamos de la versión 5.0, por lo que la actualización a Guitar Pro 6 nos salió por 29,95 € (se ha abaratado en 10 € desde que cumplió su primer aniversario en abril). Si te compras la versión completa por primera vez te saldrá por 59, 95 €, un precio más que competitivo si observamos el de otros editores similares.

Guitar Pro es un editor de partituras para guitarra y bajo, aunque admite todos los instrumentos soportados por el formato MIDI. Es una herramienta muy útil en el aprendizaje de la guitarra, ya que además de que permite escuchar la canción se puede visualizar la tablatura y la partitura, además de un esquema con la posición de los dedos en el mástil de la guitarra. En el apartado de audio, utiliza el formato MIDI, y a partir de la versión 5, un motor de audio llamado RSE (Realistic Sound Engine) el cual puede descargarse en el sitio web oficial. El software es desarrollado por la empresa francesa

Está disponible para Windows, Linux y Macintosh y se puede descargar online directamente desde su web: http://www.guitar-pro.com. Puedes solicitar también la copia física por 9, 95 € más. Si quieres probarlo antes de adquirirlo, tienes a tu disposición la versión de prueba desde su propia web: http://www.guitar-pro.com/en/index.php?pg=download

Con la compra, también se obtiene el derecho a la actualización gratuita de todas las versiones posteriores 6.X, a soporte técnico y a un método de aprendizaje de guitarra.

Durante la instalación vía Internet no tuvimos ningún problema, el proceso fue fácil, rápido y sin complicaciones.

– Consumo de recursos
No es un programa muy pesado, en la medida en que permite tener otros programas en funcionamiento sin que se colapse. La función del programa que más recursos del ordenador consume es la del Real Sound Engine, pero se puede observar qué porcentaje exacto de CPU está utilizando en cada momento en un panel inferior de la ventana.

– Interfaz gráfica
No hay duda de que éste es uno de los aspectos más cuidados de la última versión. Con un diseño intuitivo, cómodo y elegante, muy evolucionado con respecto a la anterior edición.

Ahora hay múltiples opciones de visualización y diseño; por ejemplo: la posibilidad de seleccionar manualmente el número y el tamaño de los compases que queremos por pentagrama, así como de trabajar simultáneamente con varios archivos mediante el uso de pestañas. También se puede customizar el estilo de la partitura para que luzca con aspecto clásico o jazz mediante el ajuste de los 70 parámetros disponibles.

También hay un mejorado menú situado a la izquierda, que incluye los elementos de edición de partituras clásicos (con algunas novedades como la anacrusa, el contador de tiempo, bajar-subir un semitono, etc.); un apartado de configuración del sonido del instrumento (pudiendo elegir afinaciones personalizadas, el uso o no de cejilla, el estilo de ejecución, la acentuación y el timbre); una sección de amplificadores, efectos, compresión, ecualizador (de 10 y 15 bandas) y reverb específicamente pensada para el deleite del guitarrista; otra sección para masterización general de la canción; el popular diccionario de acordes; una opción de edición mediante un instrumento MIDI y un apartado para escribir la letra mucho más manejable, en el que lo transcrito aparece directamente en la pista seleccionada.

Debajo se mantiene el panel de vista global, con el que se puede tratar cada pista individualmente y que contiene las opciones de Solo (para que únicamente se reproduzcan las pistas seleccionadas), Mute (para silenciar las pistas señaladas), control de volumen, control panorámico, ecualizador y los compases que ocupa cada pista, mostrando las secciones que componen la pieza.

– Audio
Como señalamos anteriormente, el audio del programa se basa en el Real Sound Engine, un banco de sonidos mejorado y ampliado con más de 100 samplers de instrumentos distintos y 50 pedales de efectos y simulaciones de amplificadores en su haber. Tienes la opción de utilizar las configuraciones predeterminadas que vienen de serie, o bien crear tu propia cadena de efectos para cada pista. ¡Las posibilidades son infinitas!

Entre las novedades de audio introducidas cabe destacar la mejora del control de las automatizaciones de volumen, tempo y panorámica, que no existía en versiones anteriores. De esta forma, podemos, por ejemplo, introducir fade-ins y fade-outs, cambios de tempo o cambiar el balance durante un solo.

– Herramientas
Se mantiene el entrenador de velocidad, que permite repetir en loop cualquier sección de la partitura y que se vaya aumentando progresivamente el tempo en un porcentaje que determinaremos nosotros mismos. Resulta muy útil para practicar un solo o un riff de guitarra complejo. También se conserva el generador de diagramas de acordes, que muestra las notas que componen los acordes y todas sus posibles digitaciones; el motor de escalas, que presenta un amplio directorio desde las más comunes hasta las más exóticas; la función de búsqueda, que te permite encontrar rápidamente qué escala está siendo utilizada en parte o en la totalidad de la partitura; el afinador MIDI y digital, y el teclado y mástil virtuales.

– Compatibilidad
Los archivos creados con Guitar Pro 6 se guardan en formato .GPX por defecto, pero también puede exportarse a .GP5 (la versión anterior del programa), .MIDI, .ASCII, .WAV, .PNG (imagen) y en .PDF. Por otra parte, pueden ser importados archivos de todos los formatos anteriores de Guitar Pro (.GP3, .GP4 y .GP5), .MIDI y .ASCII.

En definitiva, éste es un excelente programa con una buena relación calidad-precio, apto para todos los músicos – especialmente para los guitarristas – que servirá para aprender, como backing track y para escribir las propias composiciones. Así que, si aún eres de los que escribe con pluma, tintero y pergamino, aquí tienes una excelente alternativa para olvidarte definitivamente de los tachones y conseguir una partitura clara de aspecto profesional, que podrás conservar tanto en formato digital como analógico, y modificar cuantas veces quieras. Así pues, que el Guitar Pro te acompañe en tu viaje musical.

Fuente ISP MUSICA

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: