UN PROBLEMA QUE PUEDES EVITAR. LA TENDINITIS Y EL MÚSICO

LA TENDINITIS Y EL MÚSICO

Probablemente se trata de la afección más corriente entre los músicos y para nosotros, los guitarristas, es como la bestia negra. Sufrirla no es ninguna broma y por ese motivo nos hemos tomado nuestro tiempo para llamar las cosas por su nombre, para saber qué es, a quien afecta y por qúe podemos hacer para prevenirla. Así que no seas vagoneta y tómate tu tiempo. Te conviene entenderlo bien.

Seguramente muchos de vosotros tendréis una vaga idea de qué es; es más, puede ser que a algunos os haya tocado sufrir alguna. Por ese motivo intentaremos a continuación dar una mínima idea, y digo mínima, de en qué consiste. Os advierto de antemano que este es un artículo más complicado de leer de lo normal, por la jerga y comceptos médicos necesariamente asociados. Sin embargo, vale la pena hacer el asfuerzo y tener el diccionario a mano, si hace falta. En las ilustraciones podréis apreciar algunas de las estructuras a las que me referiré más adelante. Empecemos, pues.

¿De qué se trata?
Las tendinitis son afecciones muy frecuentes que afectan en gran medida a población joven con gran actividad laboral, artística o deportiva.
Los tendores son las partes en que se insertan en los huesos; en algunos casos son aplanados y casi inexistentes, y en otros muchos, especialmente manos, pies y alrededor de las articulaciones, constituyen largos estructuras que se deslizan sobre vainas sinoviales, canales fibrosos de deslizamiento, y poleas de reflexión con movimientos de varios centímetros de recorrido. Los tendores son tejidos fibrosos, muy resistentes, que están rodeados de un aparato de deslizamiento longitudinal; por ello, están rodeados de un aparato de deslizamiento que puede presentar dos formas:
– Paratendón o tejido laxo que permite el deslizamiento
– Vaina sinoval . Con dos hojas que limitan una calidad virtual con líquido sinoval en su interior que facilita su deslizamiento.
En los sitios en los que el tendón cambia de dirección (muñeca, garganta o pie) hay canales fibrosos de deslizamiento y poleas de reflexión a este efecto.
En lo que nos afecta a los guitarristas, la mano , la complejidad anatómica de la misma es extraordinaria.
Los tendones son órganos con muy escasa irrigación sanguínea, por lo que apenas sufren fenómenos inflamatorios. En cambio, lo que sí tiene una gran reactividad inflamatoria es su vaina sinoval, que al inflamarse repercute sobre el tendón, dando lugar a engrosamientos, adelgazamientos, necrosis o roturas. Es por ello que en muchos casos es más apropiado hablar de tendosinovitis. Se deben citar también en este grupo las afecciones de las zonas de inserción de tendones y/o músculos en hueso, que se incluyen dentro de las llamadas entesitis, cuyo ejemplo más conocido es la epicondilitis o codo de tenis.
La causa de estas afecciones puede ser muy variada, pero la sobrecarga macánica es el factor predominante, y que también influye mucho en el mantenimiento de los síntomas en aquellos casos en que son otros los factores responsables, como reumatismos inflamatorios o infecciones.
Estas afecciones tienen unas manifestaciones clínicas diversas, pero en general tienen unos hechos comunes que son los siguientes:
-Son trastornos regionales
-Producen un dolor mantenido, sordo, con exacerbaciones relacionadas con algunos movimientos, los que comprometen la estructura lesionada. La contracción voluntaria y resistida del músculo correspondiente y el estiramiento del tendón en el movimiento antagónico desencadenan dolor. Todo ello se acompaña de una movilidad articular pasiva normal.
– El dolor es localizado, aunque en los estadios crónicos es frecuente su irradiación.
– Mejoran con tratamientos locales y con la supresión de los factores mecánicos que las producen.
– Salvo excepciones, las pruebas de laboratorio y los estudios radiológicos son normales.

Describamos ahora los tipos de tendosinovitis más comunes:
Tendinitis seca o crepitante: Es un proceso muy frecuente que afecta en gran parte a individuos que hacen movimientos repetitivos con la mano y dedos (pianistas, mecanógrafas, guitarristas etc.) Asienta sobretodo en las zonas en que el tendón está desprovisto de vaina sinovial, y que al inflamarse hace rugosa la zona de deslizamiento del tendón dando la sensación de crepitación o roce perceptible a la palpación. Produce un dolor intenso a los movimientos y a veces, ligera hinchazón y calor local.
Es de buen pronóstico y cura en dos o tres semanas con reposo y tratamientos locales, pero puede recidivar si persisten las causas que lo motivaron.
Tendosinovitis seposa: Se caracteriza por la aparición de un derrame en la vaina sinovel. Es una afección poco frecuente. Aparece de modo predominante a nivel de los extensores de los dedos de la mano y del pie. Casi siempre es consecutiva a afecciones generales como artritis reumática o tuberculosis. Puede presentar formas agudas o crónicas.
Tendosinovitis supurada: Es una afección grave que afecta de ordinario a las vainas sinoviales de los tendones de la mano que se llenan de líquido purulento. La mayor de las veces se produce por infección directa, ya sea por una herida o por una infección de partes blandas vacinas. Requiere tratamiento antibiótico, reposo, y muchas veces, tratamiento quirúrgico.
Entre las afecciones que afectan a las poleas de reflexión y canales de deslizamiento de la mano hay que citar:
-El dedo en resorte, que es consecuencia de una tendosinovitis de los tendones flexores que presenta una zona de engrosamiento que impide el deslizamiento libre del tendón dentro de su vaina. Los síntomas se caracteriza por el bloqueo en flexión del dedo afectado, que es irreductible por la extensión activa del dedo, aunque se consique con la extensión de salto acompañada en ocasiones de dolor. En la exploración se palpa un nódulo en el lugar donde se produce el resalte, generalmente en la palma de la mano.
-La tendosinovitis de De Quervain es una inflamación con estrechamiento de la vaina fibrosa común a los músculos abductor largo y extensor corto del pulgar a su paso por la muñeca, que de este modo quedan estrangulados. Afecta también a personas con movimientos repetitivos de la mano y dedos. Manifiestan dolor sordo en la zona y es típica la dificultad que tienen para llenar una taza de café con una cafetera. El tratamiento eficaz es la sección quirúrgica del anillo fibroso estrechado.
-El llamado síndrome de túnel carpiano es una afección de un anillo fibroso a nivel de la cara anterior de muñeca y mano por el que discurren varios tendones flexores y nervios, pero la sintomatología es predominantemente nerviosa ya que los nervios son estructuras mucho más sensibles que acusan antes los fenómenos de compresión a los que se ven sometidos. El tratamiento también es quirúrgico.
Finalmente, entre las entesitis o afecciones de las zonas de inserción músculotendinosas en hueso hay que citar; en el codo, la epicondilitis o codo de tenis; en el pie, la tendinitis del tendón de Aquiles en los corredores maratón; y en el pubis, la conocida osteopatía de pubis, de futbolistas y tensitas.

Cómo evitarla

La tendinitis es una afección que puede ocurrirle a cualquiera. A los guitarristas no es extraño que nos ocurra. De hecho más de una vez hemos ido sin darnos cuenta a ver a algún guitarrista que padecía una tendinitis crónica, y hemos admirado cómo tocaba. No es el fin del mundo, pero conviene prevenir. La mejor manera de que os veáis en la situación, lo mejor es, en primer lugar, dejar de tocar y no forzar la muñeca. Es estúpido querer seguir tocando, sea el motivo por el que sea; lo único que conseguiréis será una sobrecarga que puede agravar el problema. Acto seguido hay que pedir hora con el traumatólogo y esperar pacientemente. Emtre tanto, mover la muñeca lo imprescindible y no hagáis fuerza.
Sin embargo, la pregunta es: ¿cómo puñetas evito yo esto? La respuesta, como casi todo en medicina, no es una verdad segura. Ante todo: calentad, estirad, y calentad. ¿Qué es lo que veis hacer a los jugadores de vuestro deporte favorito (sin contar el ajedrez antes de afrontar un partido? Efectivamente, calientan, estiran, no salen a jugar directamente. Y es que es muy importante darse cuenta de que cuando tocamos la guitarra, y lo mismo vale para el bajo, piano, o el sitar, estamos ejercitando constantemente unos músculos de una manera intensiva. Estamos contrayendo y estirando muy rápidamente unos músculos que funcionan exaxtamente igual que las piernas de un futbolista o ciclista. Para no correr riesgos inútiles es necesario hacer ejercicios más tranquilos antes de correr arriba y abajo del mástil. Haced unas escalas a un tiempo más bajo, ejercicios de movimientos cromáticos con todos los dedos y en todas las cuerdas. Por ejemplo, un ejercicio de calentamiento que usaba Kirk Hammet antes de salir al escenario era tocar mediante hammer-ons los trastes 1,3,5 de las cuerdas en este orden: 6,5,4-5,4,3-4,3,2-3,2,1-, luego subir un traste (2,4,6) y hacer el camino inverso hacia arriba: 1,2,3-2,3,4-3,4,5-4,5,6… y así continuando hasta llegar al traste 12 y bajar. Como este ejercicio, vosotros mismos podéis usar el que queráis, pero empezar despacio e ir acelerando. Poco a poco. Ni Satriani ni Paco de Lucía empezaron corriendo sin antes andar.